Posteado por: Juan Manuel García | 20 julio, 2014

Gracias Johnny Winter!

jw

Hace unos días se dio la noticia de la muerte de Johnny Winter, uno de los mejores guitarristas de blues y rock de todos los tiempos. Su muerte se produjo de forma inesperada en Suiza mientras realizaba una gira por sus 70 años, y había participado en el Festival Lovely Days, en Austria.

En su pagina web recién se había anunciado la próxima salida de un álbum de retorno llamado justamente “Step Back” donde figuran invitados de lujo como el propio Eric Clapton (junto con Leslie West, Dr. John, Joe Perry de Aerosmith, entre otros). Clapton ya lo había invitado hace unos años al festival CrossRoads, lo cual da idea del reconocimiento que tenía Winter entre sus compañeros músicos).

Mi hermano y yo conocimos a este artista, quien destacó también por su apariencia al ser albino al igual que hermano Edgar Winter (multiinstrumentista que toca con facilidad el saxo o los teclados), hace muchos años en el concierto de homenaje a Bob Dylan por sus treinta años de carrera, que reunió a una constelación de estrellas de rock bastante diversa, desde Johnny Cash hasta Sinead O’Connor (que fue abucheada por el público luego del escándalo por romper la foto del Papa), y que incluía a Neil Young, George Harrison, Tom Petty, Lou Reed, Eric Clapton, entre otros, versionando canciones de Dylan. Justamente una de las sorpresas fue la performance de un delgado Johnny Winter, cuya apariencia siempre ha sido llamativa, al tocar Highway 61 mostrando su habilidad con el slide en la guitarra, acompañado de músicos que, a pesar de su calidad, con las justas le pudieron seguir en la presentación (lamentablemente el video no está disponible por temas de derechos de autor que hasta ahora dificultan la publicación del concierto).

Luego compramos varios de sus discos a través de la tienda Amazon, dado que no los había disponibles aquí, y buscamos videos de presentaciones, que había muy pocos. Incluso hubo una iniciativa del manager de w8inetr para recuperar videos, pero se publicó un DVD de partes de presentaciones (“Pieces & Bits”). Recientemente, se han publicado varios videos, y obviamente en el youtube se pueden encontrar muchas presentaciones en distintos países. A medida que conocíamos más su repertorio nos interesamos en los músicos y canciones de blues que influyeron a varias décadas de rock.

La carrera a de Johnny Winter, nacido en Texas, fue desde el principio influida por el blues, experimentó un impulso cuando la revista Rolling Stones publicó en 1968 un artículo que lo mencionaba como unos de los actos más relevantes en la escena del rock junto con Janis Joplin. Ese mismo año se publicó su álbum “Progressive Blues Experiment” que presentar versiones “modernas” a un estilo muy peculiar, caracterizado por su intensidad, el virtuosismo de la guitarra, y por vocales ásperas, de canciones estándar de blues, pero manteniendo la esencia de las mismas.

628x471

Cantando con Janis Joplin a fines de los 60s

Su presentación en el festival de Woodstock, aunque no salió en el video oficial, es recordada como una de las mejores musicalmente de ese festival, y fue recuperada, aunque incompleta.  a lo largo de los años en distintas videos bootleg, sobre todo por sus fanáticos japoneses,

Presentación en Woodstock (Mean Town Blues)

      Foto tocando con Jimmy Hendrix

Tocando “Be careful with a fool” en Dinamarca (con Tommy Shannon – que luego tocaría con Stevie Ray Vaughan – en el bajo)

Varios discos de los años 70 lo hacen muy famoso en la escena rock como “Second Winter” o Still Alive & Well” luego de su recuperación de la adicción a la heroína (varios disocs los hizo con el guitarrista Rock Derringer), incluyendo covers de los Rolling Stones como Jumping Jack Flash o su versión de “Raised on rock” (grabada originalmente por Elvis), pero siempre mantuvo al blues como su esencia musical, siendo un moemento crucial cuando graba “Nothing but the Blues” a fines delos 70 y produce tres álbumes para su maestro Muddy Waters, acompañándolo en un grupo de giras de regreso en su carrera (Winter recibe premios Grammy por estas grabaciones)

Cover de Jumping Jack Flash

Stray cat blues

Raised on rock

Tocando Rock n roll Hoochi Koo y otras canciones

En los 80s su estilo se mantiene grabando, destacando el álbum “Guitar Slinger” con el reconocido sello Alligator y álbumes con el sello Virgin. Incluso apareció un video suyo en los inicios de MTV (cuando aún se mantenía como un canal musical). Hasta mediados de los 90 realiza constantes giras por todo el mundo, destacando varios conciertos en Europa, pero a inicios de la década del 2000 su salud empeora mucho, en parte por su pasado con las drogas, obligándolo a tocar sentado.

Love, life and money (composición del maestro Willie Dixon)

Interpretando Rock me en una performance increíble en Italia

Tocando “Stranger blues” en España

Sin embargo, siempre realizó giras y presentaciones en distintos países donde mantenía una legión fiel de admiradores (en Buenos Aires, se presentó varias veces). En 1988 fue incluido en el Salón de la Fama de la Fundación del Blues, reconocimiento a su influencia en la difusión del blues.

It’s my life baby (galería de fotos)

Bueno, lástima que un músico tan bueno y genuino no haya sido más conocido incluso entre los seguidores del rock (otro caso fue el del guitarrista irlandés Rory Gallagher), pero su legado seguramente va seguir siendo inspirador para aquellos jóvenes que se interesan por hacer buena música dentro de este género, sobre todo si son atrapados por la atracción del blues.

Una última galería homenaje de fotos

http://www.ctpost.com/news/article/Blues-legend-Johnny-Winter-dies-at-70-in-Zurich-5627701.php

Posteado por: Raúl García Carpio | 13 noviembre, 2013

Una invitación a escuchar blues (*)

Desde la secundaria compartí con mi hermano gemelo, Juan Manuel, cierta afición por conocer e investigar sobre diferentes temas y compartir juntos cada nuevo descubrimiento. Esta afición no solo abarcaba el campo intelectual sino que también se extendió al ámbito musical. Como resultado, nuestra casa se fue llenando al principio de libros, vinilos y casetes de todo tipo. Sin embargo, conforme pasa el tiempo uno se va decantando hacia ciertos temas y géneros y sin querer se convierte en una suerte de “conocedor” o “especialista”.

En el caso de la música, en el colegio un grupo empezó a escuchar reggae, otro grupo música metal, la cual era no bien vista por las autoridades del colegio, y otro baladas y música más ligera. Al principio, nos inclinamos por las baladas. Sin embargo, luego de acumular muchos casetes de este género, pasamos a buscar otros géneros musicales. El primer acercamiento al rock se dio cuando revisamos discos de mi papá y mis tíos, donde había música de Elvis Presley, los Beatles y Tom Jones, el último más bien pop. Por allí en el colegio un amigo mencionó a Eric Clapton. Ya terminando el colegio salió justamente el cd del concierto Unplugged de Clapton, grabado en 1992. Este lo llegamos a ver por televisión, y de vez en cuando pasaban una canción en homenaje a su fallecido hijo Conor llamada “Tears of Heaven”. Sin embargo, siempre nos quedó la duda sobre las otras canciones que tocó, que eran bastantes diferentes a las que habíamos escuchado. Averiguando nos enteramos que eran de Blues. A propósito, este disco acaba de ser reeditado con nuevas canciones y con el video de la sesión completo, incluyendo la otra canción que dedicó a su hijo, llamada “Circus” (ver detalles en http://www.amazon.com/Eric-Clapton-Unplugged-Deluxe-Edition/dp/tracks/B00EVPSJOE/ref=dp_tracks_all_1?ie=UTF8&qid=1384371058&sr=8-1-spell#disc_1).

ericParalelamente, también fuimos consiguiendo discos de Elvis Presley y The Beatles y completando la historia de sus orígenes e influencias, como las relacionadas al mítico sello Sun Records donde a mediados de los años cincuenta grabaron sus canciones el Million Dollar Quartet (Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, y Johnny Cash), así como de la influencia de Carl Perkins y el rockabilly en los primeros discos de The Beatles, pero esa es otra historia.

Siguiendo con Eric Clapton, poco a poco fuimos identificando algunas de sus canciones, principalmente escuchando la radio, tratando de apuntar los nombres e incluso reconocer a los artistas, pues en ese tiempo el acceso a música vía internet y otras fuentes era limitado. Me acuerdo que escuchamos un programa en radio Sol y Armonía de un señor apellidado Chirinos que era solo de blues y que mostraba tener una gran colección.

Clapton nunca ha llegado a ser tan famoso y popular como otros músicos de rock pero su trayectoria nos da una idea muy completa de buena parte de la historia del rock. De él llegamos a tener prácticamente toda su discografía y conciertos en DVD y ahora Blu-ray. No fue difícil ver que él es un apasionado del blues, aunque en los ochentas tuvo sus devaneos con la música pop influenciado por su amigo Phil Collins.

Así uno de los primeros grupos a los que perteneció fue The Yardbirds, donde llegaron a tocar los tres guitar heroes ingleses, Clapton, Jimmy Page, fundador de Led Zeppelin y Jeff Beck. The Yardbirds tocaron a mediados de los sesentas con algunos artistas negros de blues como Sonny Boy Williamson. Esta vertiente, que dio originen al blues – rock era diferente a la música de The Beatles y Elvis e influenció un poco más a otros grupos conocidos como The Rolling Stones. Un grupo que consolidó este género fue Cream, considerado el primer “supergrupo” de la historia del Rock, e integrado por el mismo Clapton (guitarra), Ginger Baker (batería) y Jack Bruce (bajo). Cream hizo varios covers de blues, los cuales fuimos descubriendo poco a poco. Otros grupos ingleses importantes que se basaron en el blues fueron The Animals con la voz de Eric Burdon, siendo muy conocida su canción “House of The Rising Sun” y Ten Years After, liderado por el recientemente fallecido Alvin Lee. Alguien que también contribuyó a la difusión del blues y su mezcla con el rock y la psicodelia fue el gran guitarrista Jimi Hendrix, a quien los grandes guitarristas ingleses también siguieron con con expectativa y fueron a escuchar cuando vistió Inglaterra.

Igual la música blues no era tan accesible, incluso ahora. Una oportunidad que tuvimos para acceder a la música blues fue que se empezara a vender, en algunos locales de venta de diarios y revistas, una colección de 40 CD de blues traída de Argentina, las cuales empezamos a coleccionar, solo llegaron los 20 primeros. Esta venía con fascículos de un libro de historia del blues que también quedó incompleto y que terminamos comprando algunos años después cuando viajamos a Buenos Aires.

Personalmente, si bien me siguen gustando el rock en casi todas sus variantes, un poco menos el punk y el metal, encontré en el blues un tipo de música con la que de alguna manera siento más empatía, quizá por su carácter melancólico y a la vez por la fuerza del blues rock. Parece algo un poco difícil de entender pues el blues era música negra que se originó en las plantaciones agrícolas de Estados Unidos, principalmente en el Mississippi, a inicios de siglo. En realidad me parece que ello demuestra lo que muchas veces se dice que la música es universal y supera barreras como el idioma y el entorno.

coleccion

De esta forma, en nuestra colección de música empezó a tener una mayor preponderancia de CD, DVD, libros, y música blues en todo de tipo de formato, incluyendo videos en formato VHS o discos laser pasados a DVD y que nunca han salido oficialmente como el concierto de “B.B. King and Friends” de 1985, considerado actualmente la mayor leyenda del blues viva, quizá solo comparable a Buddy Guy. La mayor parte de los CD de blues y conciertos los comprábamos por internet en Amazon, Barnes and Noble y algunos bootlegs en Ebay. También en cada viaje que hacíamos aprovechábamos para ver cómo ir completando la colección.

Hace unos años, cuando me casé, tuvimos que dividir la colección con mi hermano, que ya alcanzaba cerca de tres mil CD y mil videos de conciertos. La división fue un poco difícil pero al final cada uno escogió los artistas que más le gustaban, en otros casos optamos por no separar algunas colecciones como las tres cajas de cinco discos de Elvis Presley, una de cada década. Entre los artistas de blues y rock que preferí y de los cuales después he seguido comprando CD y videos han estado, entre otros, los texanos Stevie Ray Vaughan y Albert Collins, los irlandeses Rory Gallagher y Gary Moore y los otros dos reyes del blues, Freddie King y Albert King. Juan Manuel más bien se quedó con la mayor parte de los discos de Johnny Winter, Buddy Guy y otros músicos. Además, he recopilado algunos álbumes de los pioneros del blues como Mississippi John Heart, Howlin’ Wolf, T-Bone Walker, Muddy Waters y el mítico Robert Johnson.

En Lima he podido ir a algunos conciertos de rock y blues en locales como el Cocodrilo Verde y he visto que existen algunos músicos jóvenes que admiradores del blues y tienen las cualidades para tocarlo, las cuales me gustaría haber cultivado. Un ejemplo es Francisco Chirinos que ha grabado canciones de blues en los últimos años y del cual compré en galerías Brasil su CD “Blues de la Taza de la Lata”. La calidad de sus interpretaciones es muy buena. Como muestra del dejo un video suyo grabado en el Metropolitano donde canta “Blues Before the Sunrise” un cover de Elmore James:

[*] Esta es una versión modificada de un artículo escrito para “Conectados”, reporte mensual donde se difunden temas de interés en OSINERGMIN, entidad donde laboro en la actualidad.

Posteado por: Samuel Tarazona | 19 julio, 2013

¿Bosón de Higgs al descubierto?

En mayo del 2010 publicamos un artículo relacionado al Large Hadron Collider (LHC), el superacelerador de partículas administrado por el CERN, y que se ha constituído como el laboratorio de experimentación en física de partículas más importante del mundo. En aquella ocasión describimos el funcionamiento de un acelerador de partículas y su importancia en la física experimental actual, las fases que componen el LHC y sus objetivos concretos, entre los que se encontraba la confirmación de la existencia del bosón de Higgs.

En julio del 2012 una noticia dio la vuelta al mundo: el evasivo bosón de Higgs parecía haber sido descubierto luego de una búsqueda de casi 50 años desde la primera vez que fue postulado, el modelo estándar de la física de partículas estaría confirmado y el lugar donde todo esto ocurrió fue justamente en el LHC.

Pero, ¿qué es exactamente el bosón de Higgs?, ¿de qué se trata el modelo estándar?, ¿cuál es la importancia de este descubrimiento? Son las interrogantes que trataremos de responder en el presente artículo.

Desarrollado a principios de la década de 1970, el Modelo Estándar es una teoría que identifica las partículas elementales (aquellas sin estructura interna) y sus interacciones. Las partículas descubiertas hasta el momentos pueden agruparse en dos grupos: leptones y hadrones, en los cuales los bariones y mesones son constituyentes de los leptones, y los quarks de los hadrones. El Modelo es compatible con la Teoría Cuántica y la Relatividad Especial.

Comencemos señalando que las interacciones básicas o fundamentales en la naturaleza son la gravitacional, la electromagnética , la fuerte y la débil. Cada una de ellas tiene su origen en alguna propiedad de la materia: masa, carga eléctrica, color y carga débil, de las cuales se derivan las cuatro fuerzas fundamentales: fuerza gravitatoria, electromagnética, nuclear fuerte y nuclear débil.

Las partículas que intervienen en estas interacciones  intercambian partículas mediadoras llamadas fotones (electromagnética), gluones (nuclear fuerte), partículas W y Z (nuclear débil) y gravitones (fuerza gravitacional) que a su vez generan los llamados cuatro campos fundamentales.

STANDARD MODEL OF ELEMENTARY PARTICLES

Resumen gráfico del modelo estandar, indicando las fuerzas fundamentales, las partículas mediadoras, las partículas elementales y sus interacciones.

El problema con el Modelo Estándar, es que la partícula responsable del campo gravitacional, el gravitón, aún no ha sido detectada, por lo que el Modelo Estándar se encuentras incompleto. Sin embargo, es la mejor teoría que tenemos actualmente para explicar los fundamentos del universo, compatible tanto con la Teoría Cuántica y la Relatividad Especial y capaz de explicar y predecir experimentos referidos a las partículas elementales.

Durante el desarrollo de la teoría, un problema surgió en torno a la fuerza nuclear débil y sus partículas mediadoras W y Z. Cuando la teoría electrodébil fue propuesta por Sheldon Glashow en 1962, estas partículas debían tener una masa elevada; sin embargo, la simetría del Modelo Estándar necesitaba que ambas partículas no tuvieran masa.

Aquí interviene el Bosón de Higgs, que fue propuesto por Peter Higgs en 1964 como responsable de “prestar” masa momentáneamente a las partículas W y Z (es bueno señalar que independiente y casi simultáneamente a Higgs, François Englert y Robert Brout propusieron la existencia de una partícula similar)

Posteriores derivaciones concluyeron que el Bosón de Higgs forma un campo que atraviesa el universo y todas las partículas elementales interactúan con él obteniendo su masa.

Hasta ese entonces, las partículas W, Z y Higgs habían sido solo teorizadas, pero no detectadas en la realidad.  Al desarrollarse mejores aceleradores de partículas, se detectaron W y Z, pero no Higgs. Para que la teoría del Modelo Estándar funcionase, ésta partícula debía ser descubierta. Los aceleradores de partículas de ese momento y los que se construyeron después, no fueron capaces de generar la energía necesaria para producir colisiones que diesen oportunidad de observar este bosón.

Higgs boson: British physicist Peter Higgs (right) speaks with Belgium physicist Francois Englert

Francois Englert y Peter Higgs durante presentación del CERN. Foto: Fabrice Coffrini/AFP/Getty Images

En Julio del 2012, casi 50 años después de su concepción, el CERN, que maneja el LHC – el acelerador de partículas más grande y potente jamás construido -,  anunció haber detectado tan elusiva partícula.

Para poner en perspectiva como se realizan estos experimentos,  mencionaremos que en los años que lleva funcionando el LHC (desde el 2010) se han producido mas de 6,000 billones de colisiones, de las cuales 5,000 millones han sido catalogadas como “de interés”, y de ellas solo 400 han dado resultados compatibles con el comportamiento teórico del bosón de Higgs. La validación de estos resultados la ha realizado el equipo de más de 2,000 científicos de todo el mundo asociados al CERN.

A pesar de todo, los responsables del CERN no han querido afirmar que han descubierto el bosón al 100%, sólo que tienen una alta probabilidad de haber detectado una partícula que tiene el comportamiento esperado por la teoría.

Como dato anecdótico, el bosón de Higgs es llamado popularmente la “partícula de Dios”, aunque ningún científico serio la llamaría de ese modo, ya que los experimentos que se realizan no tratan de validar o invalidar la existencia de Dios. Sucede que el científico norteamericano, León Lederman, publicó en 1993 un libro de divulgación sobre la búsqueda de esta partícula (a la que dedicó muchos años en Fermilab) al que iba a llamar “The Goddamn Particle” (“La Partícula Maldita”), pero fue convencido por su editor de llamarlo “The God Particle” (“La Partícula de Dios”), para favorecer su venta.

A partir del año 2015, el CERN plantea elevar la potencia del LHC e iniciar un nuevo ciclo de colisiones, y es de esperar que se den nuevos anuncios confirmando o no la detección de esta partícula, que derivará en una nueva confirmación del Modelo Estándar e iniciará la búsqueda más intensiva de la otra partícula faltante: el gravitón.

————————

Bibliografía:

– El Modelo Estándar de la Física de Partículas (The Standard Model of particle physics), Marco Antonio Moreira

– ¿Se ha descubierto el Bosón de Higgs?, Francisco Matorras Weinig

Posteado por: Raúl García Carpio | 15 octubre, 2012

A Propósito del Premio Nobel de Economía a Lloyd Shapley

Este 15 de octubre, el Banco Central de Suecia otorgó el “Premio Nobel de Economía” a Lloyd Shapley y Alvin Roth. Shapley es un matemático pionero de la teoría de juegos y Roth es un economista que amplió y aplicó las teorías del primero.

Me parece que ambos investigadores no son ampliamente conocidos en las ramas que actualmente tienen mayor desarrollo dentro de la economía, pero si en algunos temas relacionados con la teoría de juegos y la intervención del Estado en la regulación o diseño de algunos mercados. En este post comentaremos brevemente algunos de los aportes de Shapley pues, debo reconocer que salvo un paper de Roth y Verrecchia1 sobre reparto de costos comunes en base al Valor de Shapley, no he leído los aportes más aplicados de Roth. De acuerdo a las referencias estos aportes se asocian con el rediseño de instituciones para un mejor funcionamiento, entre las que destacarían sistemas para que los nuevos médicos pudieran ser combinados los antiguos en los hospitales de forma más eficiente o el reparto de profesores con diferente rendimiento en diferentes aulas.

Shapley nació en 1923 en Cambridge, USA. Estudió en Princeton (donde hizo su tesis doctoral en matemáticas con el profesor Tucker) y trabajó en la Rand Corporation en la década del cuarenta y cincuenta, siendo durante muchos años profesor de la Universidad de California Los Angeles (UCLA) hasta su retiro. En sus inicios fue uno de los principales investigadores en teoría de juegos, habiendo escrito un paper  sobre el juego de poker con John Nash, premio Nobel de economía en 1994 y famoso por la película y libro “Una Mente Brillante”. Es más, Lloyd Shapley sería uno de los amigos que apoyó a Nash para volver a enseñar luego de sus crisis de esquizofrenia.

El principal aporte de Shapley consistió en el famoso “Teorema del Valor de Shapley” (1953)1, el cual se encuentra dentro de la tradición de las primeras aplicaciones de la teoría de juegos en el marco de la teoría de Von Newman y Morgenstern, donde el enfoque era más bien buscar soluciones que cumplan con ciertos axiomas deseables para problemas donde hay varios agentes con diferentes intereses y aportes pero que pueden crear más valor cooperando entre ellos. Este enfoque alcanza incluso a las demostraciones del equilibrio general competitivo o al famoso  teorema de imposibilidad de Kenneth Arrow. En el caso de Shapley, lo que se buscaba era “repartir” el valor que aportaba un agente a las diferentes coalisiones posibles de un juego cooperativo. Este esquema era particularmente importante como criterio normativo en los juegos que no tuvieran “núcleo” (es decir asignaciones no dominadas por otras para todos los agentes).

Shapley sugirió que se tomara una única imputación o asignación como preferible a las demás si cumplía con una serie de criterios deseables. Él demostró que existe una única imputación que cumple los siguientes criterios:

1)                 Que no dependa de las denominaciones

2)                 Que sea eficiente para el conjunto, es decir que reparta todo el valor generado por la coalisión

3)                 Que otorgue xi = 0 si “i” es inútil

4)                 Que un par de elecciones óptimas unidas den otra elección óptima

El teorema al que llegó es que la única función que cumplía con estos criterios era:

La idea era otorgar una suerte de suma ponderada de las posibles contribuciones del jugador i a las coaliciones de las que podría formar parte.

La interpretación de  sería la siguiente:

Donde:

PA = Probabilidad que el individuo i se ubique en un lugar s cualquiera para todas las posibles coaliciones que se puedan formar con s miembros.

PB = Probabilidad de que se forme una coalición de s-1 miembros sin el individuo i. Es decir, con un número máximo de n-1 miembros.

A modo de ejemplo, se puede tomar un caso típico de problema de reparto conocido como el problema del “Uso de la Tierra” 3, donde se tienen tres jugadores, un agricultor dueño de un terreno, un industrial y un urbanizador, tal que la función de valor del juego está caracterizada de la siguiente forma:

En este caso se puede calcular las asignaciones que corresponden al “núcleo” del juego, que tienen que cumplir con las condiciones de racionalidad grupal e individual:

Estas son diferentes a las imputaciones según la función de Shapley que serían las siguientes:

Análogamente se obtiene que:

Las aplicaciones de esta propuesta han sido diversas, como comentamos justamente le dieron el Nobel a Roth por este tipo de aportes. En mi caso particular, he llegado a ver algunos papers y tesis sobre el uso de este concepto para repartir costos comunes, en particular el costo de la transmisión de electricidad que no se puede recuperar con el pago en base al modelo marginalista. En este caso, la propuesta consiste en analizar “el uso” de cada usuario de las  líneas de transmisión. Sin embargo, en este caso la propuesta compite con otras como la aplicación de “precios Ramsey” (aumentar los costos de los nodos en proporción inversa a la elasticidad de la demanda), criterios más ingenieriles y el reparto en base a beneficios.

Como se puede ver, la teoría de juegos cooperativos ahora no está dentro de las principales ramas de investigación de la economía pero ayudó en su momento a entender mejor muchos tipos de problemas. En particular, su auge se dio durante la guerra fría y los períodos donde el comercio internacional se analizaba en un sentido más restringido. Shapley es pues un heredero de este período y el enfoque de Von Newman, una de cuyas principales preocupaciones era encontrar analizar las condiciones de estabilidad y ausencia de conflicto luego de la segunda guerra mundial. Algo que uno siempre se pregunta cuando entregan los Nobel es sobre los otros investigadores que han estado muy cerca de los aportes, en este caso el que se habría quedado sería el profesor Martin Shubik, conocido por sus aportes en aplicaciones de la teoría de juegos a la economía política y la teoría del oligopolio.

Adjunto un link de una presentación que hiciera hace ya algunos años sobre este tema para los que quieran revisar algunos detalles de la notación y otros ejemplos (esta presentación está en deuda con Ramón García – Cobián quien en un curso de investigación de operaciones en la PUCP nos enseño a un grupo pequeño de alumnos los avances en juegos cooperativos):

http://www.osinergmin.gob.pe/newweb/uploads/Estudios_Economicos/Rgarcia%202004%20Juegos%20Cooperativos%20y%20Valor%20de%20Shapley.pdf

Referencias

1 Alvin E. Roth y Robert E. Verrecchia (1979) The Shapley Value As Applied to Cost Allocation: A Reinterpretation: Journal of Accounting Research, Vol. 17, No. 1 (Spring, 1979), pp. 295-303

2 Shapley, Lloyd (1953) A Value for n-person Games [1953], en Contributions to the Theory of Games volumen II, H.W. Kuhn y A.W. Tucker (eds.).

3 Más detalles de este tipo de modelos se pueden ver en:

– Owen, Guillermo (1968) “Game Theory” New York: Academic Press.

– Mass-Collel A., M. D. Whinston and J. R. Green (1995) “Microeconomic Theory” Oxford University Press (Anexo A del capítulo 18).

4 Una de las primeras tesis en este campo fue:

–  Contreras, Javier (1997) A Cooperative Game Theory Approach to Transmission Planning in Power Systems. Tesis doctoral en Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación. Universidad de California en Berkeley.

Posteado por: Raúl García Carpio | 3 mayo, 2012

Paolo Rossi, un gran historiador de la ciencia

A inicios de este año ha fallecido, a la edad de 89 años, el historiador de la ciencia y filósofo Paolo Rossi (1923-2012). Este filósofo italiano, vinculado a la Universidad de Florencia, no es tan conocido como pienso que debió serlo, es más, su nombre es homónimo de otros personajes como el famoso jugador de fútbol del Juventus.

Con algunos autores que uno lee a lo largo de su vida se llega a tener cierta empatía, ya sea por sus planteamientos, forma de escribir, profundidad y otro aspecto. Esto es lo que me pasó como lector de Paolo Rossi; como aficionado a la historia de la ciencia y la epistemología, afición que uno empieza a cultivar poco a poco, lo primero que leí de Rossi fue su libro “Los Filósofos y las Máquinas 1400 – 1700” (1962), luego de comprar con mi hermano libros de segunda mano dentro de la PUCP cuando estábamos en los primeros ciclos de Estudios Generales Letras.

En este libro, Rossi analiza los planteamientos de los grandes pensadores del renacimiento sobre el rol de las máquinas y los cambios que estaban experimentándose con el nacimiento del mundo moderno. En un libro pequeño como este uno se da cuenta ya de las ideas novedosas que presentaba esta investigador, las cuales han tardado tiempo en influir en la visión académica sobre la época del renacimiento. Rossi siempre trabajó con especial profundidad el cambio de visión del mundo antiguo y la edad media al mundo moderno, de la magia a la ciencia, analizando el nacimiento de ideas como las del progreso científico y los avances de la ciencia, y la polémica entre los “antiguos y los modernos”. Destacan en particular sus trabajos sobre Francis Bacon (Bacon: De la magia a la ciencia, 1957), del que fue unos de los principales especialistas a nivel mundial y el de haber analizado la importancia que han tenido en el mundo moderno debates como la necesidad de crear un “lenguaje universal”, tema desarrollado en su libro “Clavis Universalis: la Lógica Combinatoria de Lulio a Liebniz”. Sobre estos temas tuvo algunas discusiones con otra gran historiadora de quien esperamos escribir en algún momento, madame Francis Yates.

El último libro que leí de Rossi (solo se han traducido del italiano al castellano seis de su obras) fue su obra “El Pasado, la Memoria y el Olvido” (1991), una vez más encontrado de casualidad en Buenos Aires (traducido por una editorial pequeña y casi desconocida, llamada “Nueva Visión”), donde analiza el problema de la memoria con interesantes referencias no solo a los sistemas nemotécnicos sino a la literatura e incluso los avances de la neurociencia y del psicoanálisis. Cada vez es más difícil encontrar pensadores con una visión tan amplia de los temas y al mismo tiempo un conocimiento de primera mano como los de Paolo Rossi.

Paolo Rossi fue reconocido entre los especialistas en varias oportunidades, aunque principalmente en Italia y Europa. Destaca sin embargo, la medalla George Sarton que recibió en 1985 por la American History of Science Society.

Imagen

Posteado por: Raúl García Carpio | 21 diciembre, 2011

Una breve reseña de Barbara Orbison

Este 6 de diciembre, el mismo día que falleció Roy Orbison, pero 23 años después, ha fallecido de cáncer al páncreas Barbara Orbison, viuda de “The Big O”. Barbara, originaria de Alemania, fue la segunda esposa de Roy, y se casó con él cuando tenía solo 19 años y Roy 33 en 1969. Con Barbara Roy tuvo dos hijos, Roy Kelton Orbison, Jr. (1970) y Alexander Lee Orbison (1975). Como es conocido en la historia del rock, Roy Orbison fue muy desafortunado al perder a dos de sus hijos y a su primera esposa en diferentes accidentes.

Barbara Orbison, no solo significó un gran amor para Roy sino que conforme fue madurando lo alentó a renovar su carrera, siendo responsable en parte de su resurgimiento en los años ochenta y continuó luego de la muerte de Roy Orbison, el mejor cantante de rock de acuerdo a Elvis,  la labor de mantener su vigencia y destacar su legado en la historia del rock, siendo responsable de importantes producciones, quizá no todas las que hubiéramos querido, pero que muestran la obra de Roy Orbison y su influencia. Entre ellas destacan “A Black and White Night”, concierto en California de setiembre de 1987, cuya última versión en blu ray incluye una canción adicional “Blue Angel” que no estaba en el dvd original, catalogado unánimente como uno de los mejores conciertos en vídeo, por la calidad de sonido y los músicos que lo acompañan (Jackson Browne, Elvis Costello, T-Bone Burnett, J.D. Souther, Jennifer Warnes, k.d. lang, Bonnie Raitt, Bruce Springsteen y Tom Waits, además de la última banda de Elvis Presley y el percusionista peruano Alex Acuña). También destaca la obra “The Soul of Rock and Roll” donde se presentan en orden cronológico en cuatro cds y una presentación de lujo,  107 de las mejores canciones de Roy remasterizadas, incluyendo algunas de su último concierto.

Existen otras obras como los conciertos en Holanda y Francia de 1965 que se editaron en vhs en 1998 con el nombre de “Roy Orbison Combo Concert” y algunas que no llegaron a dar la luz como el concierto en homenaje de 1990 que tiene muy buenas versiones de canciones de Roy por parte de sus amigos.

La canción “Blue Angel” del concierto de 1987 incluida como bonus en la última versión en blu ray del concierto:

“Oooby Dooby”, la primera canción de Roy de 1955, cantada y tocada por John Fogerty en el concierto tributo organizado por Barbara Orbison en 1990:

Posteado por: Raúl García Carpio | 10 junio, 2011

Scotty Moore, un guitarrista pionero

Algunos grandes guitarristas no son tan conocidos debido a diferentes motivos, el principal en este caso es la forma como se grababa en los estudios a inicios de los cincuenta y el hecho de que conforme fue madurando el fenómeno del rock and roll, el protagonismo de los guitarristas se fue haciendo mayor, surgiendo la figura de los “guitar heros”, la cual debe mucho a Eric Clapton. Scotty Moore es un guitarrista de Tennessee nacido en 1931 que todavía sigue activo y fue quien acompañó a Elvis en sus primeras grabaciones.

Su influencia fue enorme en los inicios del rock and roll, el cual estuvo asociado al bluegrass y el rockability, siendo solo comparable a la de otros guitarristas que también acompañaron a Elvis como James Burton. Tal como me recordó un amigo, Keith Richards, guitarrista de los Rolling Stones, decía que mientras todos querían ser Elvis, el quería ser Scotty.

Hace poco tiempo grandes guitarristas como Eric Clapton y Mark Knopfler lo acompañaron a tocar estas primeras canciones con músicos de lujo mostrándole su aprecio y dejando que toque la guitarra principal siempre con el diferentes modelos gibson.

Eric Clapton cantando la primera canción que grabó Elvis para SUN Records en 1954 donde el guitarrista original justamente fue el Sr. Scotty Moore: “That’s all right” (mama)

El clásico “Mystery Train”

La cara B del primer sencillo de Elvis del mismo homenaje a Scotty Moore cantada por el líder de Dire Straits Mark Knopfler…

Tocando “Baby let’s play house”

Posteado por: Raúl García Carpio | 18 febrero, 2011

Un pequeño homenaje al gran guitarrista Gary Moore

Este 6 de febrero falleció a los 58 años el gran guitarrista irlandés Gary Moore mientras estaba de gira por España. Gary Moore ha sido más conocido por su incursión en el blues a inicios de los años noventa con su aclamado album “Still Got the Blues” (1990) donde contó con las colaboraciones de Albert King y Albert Collins, ambos fallecieron poco después, así como de George Harrison con quien realizara una breve colaboración para el super grupo “The Traveling Wilburys” y otros álbumes de blues como “After Hours” donde colabora con B.B. King. Si bien el sonido del blues de Moore era más fuerte, donde hacía gala del “substain”, no se puede negar que era un gran conocedor de ese género gracias a la influencia temprana que tuvo en él el guitarrista de Fleetwood Mac, Peter Green.

Sin embargo, Gary Moore ya era conocido como un guitarrista muy versátil desde muy joven gracias a sus colaboraciones con el grupo Skid Row, Thin Lizzy y Colosesum II así como sus álbumes solistas que se remontan hasta 1973.

Gary Moore era uno de los pocos guitarristas que se movía con soltura en varios géneros, incluyendo el hard rock y el heavy metal, habiendo colaborado también con Ozzy Osbourne, y tocado con una reagrupación del grupo Cream de los años noventa denominada BBM (Bruce, Baker y Moore) en lugar de Eric Clapton.

Su forma de tocar mostraba no sólo una buena técnica sino una gran pasión y sentimiento, que hizo que la primera vez que lo vimos nos diéramos cuenta de que estábamos ante un gran músico, incluso mi papá, a quien no le gusta mucho el rock, siempre pedía que pongamos con mi hermano alguno de sus videos. Como una muestra de su manera de tocar repasemos unos cuantos videos que se pueden encontrar en internet:

Su gran éxito “Still Got The Blues” en un concierto en Montreux de 1990:

Con el gran Albert King tocando “Stormy Monday” en un concierto en 1990:

Con B.B. King, una versión remozada de “The thrill is gone”

Con el genial y complicado bajista Philip Lynott de Thin Lizzy, el cual en una discusión le causara la marca en la cara característica de Gary Moore, la canción se llama “Parisienne walkways”

El clásico de Jimi Hendrix “Red House” del concierto del 2004 en homenaje a Leo Fender por los 50 años de la creación de la Stratocaster:

La versión de “Spoonfull” de Cream recreada con Jack Bruce y Ginger Baker a mediados de los noventa también en el festival de jazz de Montreux:

La faceta más heavy de su música con “Empty Rooms” en vivo en 1987, uno de sus mejores solos de guitarra:

Sin dudas, uno de los más grandes guitarristas de nuestro tiempo, quizá menos reconocido en los últimos años, aunque aparecía con frecuencia en los rankings que suelen hacer revistas como “Rolling Stone”. Lástima que la noticia en Perú haya pasado casi desapercibida, salvo por un post que le dedicó Gerardo Manuel en su blog. Nos perdimos la oportunidad de verlo, pues era posible que pasara por Perú en los próximos años. Descansa en paz Gary Moore.

Older Posts »

Categorías