Posteado por: Samuel Tarazona | 7 mayo, 2010

Misticismo cuántico descalificado

Libros como El Secreto difundieron La Ley de la Atracción, basada en teorías científicas mal interpretadas.

En los últimos años ha sido común ver el crecimiento de ciertas corrientes de pensamiento relacionadas al llamado movimiento de la Nueva Era o New Age. Dentro de ellas podemos encontrar el misticismo cuántico, la ley de la atracción o el tao de la física. El común denominador es el planteamiento de que cada uno de nosotros tiene el poder de cambiar el rumbo de nuestras vidas o conseguir lo que querramos con solo desearlo debido a que la conciencia humana tiene el poder de modificar la realidad. Estas creencias están fundamentadas en una interpretación (o mejor dicho malinterpretación) que se ha hecho de ciertas teorías planteadas por la mecánica cuántica e incluso un paralelismo de éstas con algunas antiguas corrientes religiosas y filosóficas de oriente. En un mundo como el actual donde el aspecto cientifico y el adelanto tecnológico se encuentran presentes en muchos aspectos de nuestras vidas y donde la espiritualidad y religiosidad han sido dejados de lado por el materialismo y una idea de que nada es cierto si no esta científicamente comprobado estas nuevas ideas místicas que se presentan avaladas por la ciencia moderna han encontrado un público ávido por encontrar trascendencia a la existencia humana, esperanza en un futuro mejor y que se sentía abandonado por las religiones actuales, las cuales en su mayoría solo presentan castigos a la existencia terrenal y solo ofrecen recompensas en una vida posterior. El misticismo cuántico en cambio ofrece la posibilidad de cambiar y tener una mejor vida en el presente.

Lo anterior no está nada mal si es que reconocemos como válido el deseo humano de vivir una vida plena y satisfactoria tanto en lo material como en lo espiritual, sin embargo no es correcto fundamentarlo en una interpretación incorrecta de una teoría científica que aun hoy en día se encuentra en estudio y con ello darle un aval que permita a sus promotores alcanzar el éxito a través de la venta de libros y continuas giras alrededor del mundo dictando charlas y conferencias como es el caso de Deepak Chopra o los autores de El Secreto. A continuación explicaremos brevemente en que teorías científicas se basan estas creencias y porqué decimos que se están malinterpretando.

El gato de Schrödinger. El misticismo cuántico se basa en fundamentos como la superposición de estados.

La mecánica cuántica es aquella rama de la física que se ocupa del estudio de la materia a nivel atómico y subatómico. El comportamiento de éstas partículas no es el mismo que tiene la materia a nivel macroscópico aún cuando ésta este compuesta de infinidad de partículas subatómicas. Por ejemplo, la forma en que la gravedad actúa sobre ellas no es igual a como lo hace con los objetos “grandes”. Otra de las características de la mecánica cuántica es que no es un sistema descriptivo sino probabilístico. Según el principio de incertidumbre de Heisenberg no es posible conocer al mismo tiempo todas las propiedades de una partícula subatómica sino más bien una probabilidad de ocurrencia de éstas propiedades. Al descubrirse este principio surgió el llamado problema de la medición. En un sistema cuántico la medición no se refiere a medir las características de una partícula tal como se encontraban antes de la medición. La forma en que se realice la medición determinará el resultado a obtener. Antes de ello solo existe una función de onda o distribución de probabilidades de los valores que puede tener la característica a medir. Esta probabilidad se vuelve un valor concreto al ser observada o medida en lo que se conoce como colapso de la función de onda. Esto permite que no podamos observar los valores superpuestos que aparecen en las ecuaciones de Schrödinger sino solo experimentar resultados deterministas y que la realidad como la conocemos se presente de una sola manera y, que a pesar que la mecánica cuántica sea probabilística los resultados de las observaciones puedan predecirse y comprobarse. El problema reside en la influencia que tiene el observador en la medición lo cual ha dado lugar a múltiples interpretaciones tanto de científicos como de filósofos y lo que ha dado cabida a creencias como las que señalamos al principio.

Si bien la interpretación de Copenhague acepta que existe un punto donde los sistemas dejan de ser cuánticos para pasar a ser clásicos (la forma como percibimos nuestras experiencias diarias en el mundo macroscópico) no especificó la naturaleza de este punto. Surgen además otras interpretaciones como la de los múltiples universos de Everett pero es con Eugene Wigner que se introduce la figura del observador consciente y el problema se vuelve más filosófico que científico. Los adeptos de esta interpretación consideran que es la conciencia humana la que produce el colapso de la función de onda. Una interpretación más actual desarrollada dentro del campo de estudio de la decoherencia señala que los sistemas cuánticos se decoherecen (adoptan un valor determinista) mediante la interacción con el entorno. De este modo el “observador” o “instrumento de medición” serían todas las demás variables que circundan un sistema cuántico y no necesariamente un observador consciente.

Fritjof Capra mal interpretó el papel del obsevador en la medición de estados cuánticos.

Estas múltiples interpretaciones de como las aparentes contradicciones del mundo cuántico encajan en el mundo macroscópico y sobre todo la interpretación de que la mente humana sería la causante de que la realidad sea como es llevan a autores como Fritjof Capra  en su libro El Tao de la Física a comparar los principios de la física cuántica con los conceptos planteados en filosofías orientales como el taoísmo, el budismo y el hinduísmo como por ejemplo la dualidad yin-yang con la dualidad onda-partícula y como el espacio tiempo son creaciones de la mente. Más adelante otros “investigadores” proponen la llamada medicina cuántica según la cual la mente podría curar el cuerpo a través del efecto del observador consciente sobre el cuerpo (Deepak Chopra es uno de los que avalan esta idea). Libros y películas como “El Secreto” o “What a bleep do we know!?” proponen que cada persona tiene el poder de modificar lo que le sucede y que con solo pensarlo sería posible tener todo lo que anhelan debido a que esta comprobado científicamente que la conciencia humana es capaz de modificar la materia a nivel cuántico.

Como vemos estas ideas están basadas en una mala interpretación de algunos conceptos científicos dados en un momento en que la física cuántica aún se encontraba en permanente estado de estudio e investigación (de hecho aun lo está) y los que afirman que es posible modificar la realidad con el pensamiento son poco menos que charlatanes. Si bien sus discursos pueden ser inspiradores y apelan al deseo normal de toda persona de buscar algo mejor en la vida -y de hecho más de uno lo conseguirá pero debido a que con un pensamiento positivo pondrá mas empeño en conseguir lo que desea – no deben tomar la forma de métodos científicamente comprobados con el fin de vender más libros o vender más entradas a sus conferencias ya que de ese modo las únicas vidas que mejoran son las de los promotores de estas creencias.

Anuncios

Responses

  1. Buen articulo Samuel. No se debe malinterpretar la ciencia para justificar libros como “el secreto”. La ciencia, incluso la cuantica, es determinista en el sentido que te da un resultado, ya sea una nueva función de onda o un resultado determinado.
    Por otro lado, el pensamiento positivo, el optimismo, y la visión positiva del mundo siempre nos alentará a salir adelante, con mas ahinco y fuerza, y no hace falta recurrir al misticismo para ello.

    Saludos.

  2. Acaso Hermes Trimegisto estaba equivocado cuando dijo “COMO ES ADENTRO ES AFUERA , COMO ES ARRIBA ES ABAJO”

    No lo estaba en absoluto. Somos Consciencia y Creamos nuestra Realidad. Esto hasta ahora solo lo sabia el 1 % de la poblacion mundial, y por ello era que tenian todo el poder y el dinero, pero ahora al conocer esto la humanidad, todos hemos sidos liberados de la mentira del “mecanicismo”

    • Me parece que el actual problema de la física de llegar a una teoría unificada, donde por un lado está la explicación determinista de las cosas macro a partir de la teoría de la relatividad y por otra los problemas para entender qué dice realmente la mecánica cuántiva y la introducción de la incertidumbre, hacen que la frase de Hermes Trismegisto más parecezca un anhelo que una realidad. No por ello la tabla esmeralda no deja de ser una obra de gran interés para los que nos gusta la historia del pensamiento y del esoterismo….Basta ver el pseudo último libro de Fulcanelli para encontrar las inconsistencias a las que se puede llegar siguiendo este camino….

  3. Basta ver “What a bleep do we know!?” porque terminar de leer El Secreto es ya demasiado…, para ver lo atinado y necesario de tu artículo. Qué tal desinformación tan bien marketeada!!!!

  4. Estoy de acuerdo hay que enmarcar estos movimientos como lo que son, libros de motivacion pero no demuestran nada ni tampoco pertenecen a la verdadera practica o entendimiento espiritual.

    La magia se basa en que existe Una relacion concreta entre las cosas observables y la no observables animadas por fuerzas espirituales, y existe la posibilidad de tener contacto con estas fuerzas, actuando sobre estas fuerzas se puede modificar la realidad.

    La magia no es una ciencia pero se puede llegar a ella a traves de algunas practicas paganas o el entendimiento filosofico.

    Como la ciencia es medicion y los aspectos espirituales son inconmensurables no veo pronto una comunion entre ellas pronto, mas alla de que haya un acercamiento por los mismos movimientos seculares.

    Aunque viendolo de otra manera la ciencia ha sido muy util ultimamente para descartar las falsas creencias espirituales aunque no sirva para verificarlas.

    • ohhh… muy bueno, felicitaciones, la verdad me acabo de enterar que Deepak Ch. tenía conocimiento de la “física cuántica”. yop que no entiendo el tema, al asistir a clases de mecánica cuántica, relacionaba estos fenómenos más con los viajes en el tiempo o los viajes astrales! ja
      bueno, de todos modos estos temas ambos son místicos, en mi opinión…
      Saludos,

      Paola
      PD. DCh era muy leído por una chica de mi facultad, no me gustaba ella, y sinceramente no creo que entendiera sobre mecánica cuántica ni que fuera eso lo que la convenciera


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: