Posteado por: Samuel Tarazona | 19 julio, 2010

Blu Ray: una nueva forma de disfrutar una vieja afición

En un artículo anterior nos referimos al avance tecnológico que han tenido los dispositivos destinados a disfrutar de una buena experiencia en audio tanto en su tradicional forma estéreo como en la novedosa forma multicanal (si bien la tecnología ya tiene sus años es en los últimos tiempos que se ha masificado) A la par de esta evolución en los sistemas de audio los sistemas de video también han tenido una evolución significativa tanto a nivel cinematográfico como casero.

La última de estas tecnologías de video destinado al hogar -y que incluye también los últimos avances en materia de audio- es el Blu-Ray. Luego de una batalla con el HD-DVD por convertirse en el sucesor del exitoso DVD finalmente una serie de complicados convenios comerciales permitieron al Blu Ray de Sony y sus asociados dominar el mercado de video de alta resolución, aunque la verdadera batalla recién comenzaba: reemplazar al ya para entonces viejo pero bien establecido DVD. El mercado mundial se encontraba inundado de reproductores de DVD de todo costo y se podía encontrar todo tipo de material en este formato. Convencer al público que debía reemplazar sus dispositivos que por ser nuevos en el mercado iban a tener un valor mucho mayor y adquirir los nuevos discos a un precio 2 o 4 veces superior a un DVD iba a ser complicado. ¿Que ofrecía este nuevo formato para desplazar al DVD?

Recordemos que el desarrollo del Blu Ray se enmarcaba en la transición que la industria estaba promoviendo para implementar la llamada Alta Resolución. La televisión analógica era capaz de transmitir video a una resolución máxima de 480 líneas intercaladas y sonido estéreo. El formato de video casero dominante, el VHS tenía una resolución horizontal de 240 líneas aproximadamente y sonido estéreo (con alguna tecnología Dolby para reducción de ruido de fondo). Cuando apareció el DVD era capaz de mostrar imágenes a una resolución de 480 líneas horizontales en cuadros progresivos y sonido comprimido de 5.1, todo ello en un disco fácil de manipular y almacenar, además de ofrecer una imagen limpia y sin la distorsión que se apreciaba en el VHS luego de muchas reproducciones.

El cambio fue notable y sentó un precedente en la forma como el público accedía a sus películas, series de televisión y conciertos favoritos. El video de alta resolución sería capaz de ofrecer mucho más: podría mostrar imágenes a una resolución de 1080 líneas horizontales, cuadros progresivos y audio sin comprimir de hasta 7.1 canales. Cuando se desarrollaron las pantallas planas capaces de reproducir esta nueva Alta Resolución fue evidente la diferencia cualitativa con los formatos anteriores. La alta resolución permitía mostrar imágenes muy detalladas, ricas en colores y contraste que no es posible conseguir en DVD. De hecho, un DVD reproducido en una de estas pantallas de alta resolución se ve peor que en una antigua pantalla CRT. La experiencia cinematográfica se acercaba al hogar más que nunca.

Pero disfrutar de estas nuevas bondades no era barato. El consumidor debería renovar prácticamente todos los equipos que tuviera actualmente, comenzando por el televisor, adquirir un nuevo reproductor de Blu Ray para reemplazar al de DVD y si fuera posible adicionar un equipo de audio – de los llamados Home Theater – capaz de decodificar el audio multicanal y reproducirlo a través de una serie de parlantes para lograr un sonido envolvente.

Si bien en la actualidad ya hay opciones económicas para equipar una sala de entretenimiento con estas nuevas tecnologías y poco a poco el Blu Ray y la alta resolución en general se van consolidando en el mercado, el verdadero aficionado al cine o a la música buscará equipos más completos y de alta calidad que pueden significar asignar un presupuesto elevado. En un mercado como el peruano es aún más difícil conseguir buenos equipos, sobre todo de audio y los precios son bastante más elevados que en sus países de origen (principalmente EEUU, Europa y Asia)

Un televisor de alta resolución es menos complicado de conseguir pero sólo existen unos cuantos modelos de reproductores de Blu Ray y en las tiendas más comerciales es posible encontrar algunos “home theater”, pero una rápida mirada a ellos y a sus especificaciones permite notar que están destinados a un usuario casual o no muy exigente. Afortunadamente existen unas pocas tiendas que importan muy buenos equipos de marcas reconocidas y – aunque sus precios son algo elevados- dan la oportunidad de adquirir amplificadores, receptores de audio y video y parlantes que resaltarán lo mejor que la alta resolución tiene para ofrecer.

A continuación un detalle de las diferencias entre los formatos de Blu Ray y DVD (fuente: Wikipedia). La mayor capacidad del disco Blu Ray ofrece la posibilidad de incluir mayor información lo cual se expresa en un video con mayor resolución, mayor detalle, sonido sin comprimir y caracteristicas especiales de tipo interactivo.

Próximamente estaremos haciendo una reseña de algunas películas y conciertos que hemos tenido oportunidad de ver en Blu Ray y daremos nuestra apreciación sobre ellos.

Anuncios

Responses

  1. […] destacar además que este concierto lo hemos visto en el nuevo formato del que hablamos en el artículo anterior: el Blu Ray. Resulta meritorio que la Warner haya decidido volver a remasterizar el film en alta […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: