Posteado por: Samuel Tarazona | 29 diciembre, 2010

Carl Sagan, a 14 años de su partida

Este mes se cumplió un año más del fallecimiento del astrónomo norteamericano Carl Sagan (9/11/1934 – 20/12/1996) En nuestro medio fue principalmente conocido por la difusión que tuvo el documental “Cosmos: Un Viaje Personal” durante la década de los ochenta. Sin embargo, sus logros personales van más allá y lo colocan como una de las figuras más comprometidas con la divulgación de las ciencias y su impacto positivo en el desarrollo de la civilización. No sería exagerado pensar incluso que jugó un rol inspirador en muchas personas de ciencia de la generación actual.

Sagan se graduó como Licenciado de Artes en 1954 en la Universidad de Chicago y como Licenciado en Ciencias en 1955. Un año después obtuvo la Maestría en Física y un Doctorado de Filosofía en Astronomía y Astrofísica en 1960. Entre 1962 y 1968 trabajó en el Observatorio Astrofísico Smithsoniano en Cambridge, Massachussetts. En 1968 comenzó a dictar clases en la Universidad de Cornell en Nueva York, en 1971 se convirtió en profesor a tiempo completo y en 1976 asumió como profesor David Duncan de Astronomía y Ciencias Espaciales. Dirigió también el Laboratorio de Estudio Planetarios de dicha universidad. De 1972 a 1981 fue Director Asociado del Centro de Radio Física e Investigación del Espacio en Cornell.

Estuvo involucrado en el desarrollo del programa espacial americano desde sus comienzos. En la década de 1950 en adelante trabajó como consultor de la NASA. Contribuyó además con muchas misiones robóticas de exploración del sistema solar incluyendo las sondas Mariner que aterrizaron en Venus en 1962 y confirmaron algunas teorías suyas sobre las condiciones atmosféricas del planeta. Estuvo entre los primeros en proponer que en la luna Titán de Saturno existirían compuestos en estado líquido así como que en la luna Europa de Júpiter podrían haber océanos debajo de una superficie congelada (ambas teorías comprobadas luego) Sus estudios de la atmósfera de Venus lo llevó a concluir que nuestro planeta podría llegar un día a tener las mismas condiciones de efecto invernadero si el calentamiento global continuaba su crecimiento o se desataba un conflicto nuclear.

De tendencia agnóstica se describió frecuentemente como escéptico y fue un gran difusor de las ciencias siendo una de sus preocupaciones que el conocimiento y el trabajo de los científicos sea conocido por el público en general. Entre 1978 y 1980 trabajó en el desarrollo de la serie “Cosmos; Un Viaje Personal” para la cadena pública norteamericana PBS la cual se emitió con gran éxito y lo catapultó como figura mediática. El aprovechó esta exposición para difundir sus ideas sobre la ciencia, la religión y el lugar de la humanidad en el universo. La serie constaba de 13 capítulos y tuvo varias reediciones a través del tiempo, tanto para su difusión en EEUU como internacionalmente, así como una reedición en DVD con actualizaciones del mismo Sagan sobre descubrimientos realizados en los años que pasaron desde que se emitió la serie.

Los temas que trató la serie fueron los que preocuparon siempre a Sagan y su forma de presentarlos la de un apasionado por las maravillas del cosmos con grandes deseos por que todos se dieran cuenta de ello. El uso de técnicas y efectos especiales novedosos para la época permitieron que el espectador sea partícipe junto con Sagan del origen del universo y la formación de galaxias, planetas y la vida misma. Asimismo se recrearon a personajes y eventos históricos relacionados con descubrimientos científicos y se explicaron de manera didáctica teorías complejas como la relatividad o las múltiples dimensiones. Su inquietud fue que el espectador se involucrara y percibiera que la ciencia era un medio para llegar a descubrir la verdad y el origen de lo que nos rodea, manteniendo la capacidad de asombro por las cosas más simples ya que en ellas podría descubrirse lo increíblemente complejo.

La serie fue ganadora de los premios Emmy y Peabody de 1980, fue transmitida en más de 60 países y ha sido vista por 500 millones de personas.

Sagan fue un ferviente creyente de la existencia de vida extraterrestre y fue miembro del Instituto SETI que se fundó para tratar de captar emisiones de radio que podrían tener su origen en civilizaciones inteligentes. Uno de sus proyectos fue la idea de enviar en las sondas Pioneer y Voyager unos discos de oro grabados con mensajes que pudieran ser descifrados por civilizaciones inteligentes que se encontraran con las sondas cuando estas salieran del sistema solar. En los discos se grabaron imágenes de un hombre y una mujer, escenas y sonidos de la Tierra e instrucciones de localización de nuestro planeta en lenguaje matemático y simbólico. También se recopiló música de diversas partes del mundo.

Aparte de sus publicaciones en el ámbito científico fue autor de libros de divulgación científica como “Cosmos” (basada en la serie del mismo nombre), “Los Dragones del Edén: Especulaciones sobre la Evolución de la Inteligencia Humana” (ganadora de un Pulitzer), “Cerebro de Broca” entre otros. Sagan también escribió algo de ficción como la novela “Contacto” que fue llevada al cine en 1997 luego de su muerte.

En 1990 convenció a la NASA de redirigir la sonda Voyager 1 que en ese momento se encontraba a 6 mil millones de kilómetros de la Tierra (más allá de la órbita de Neptuno) y tomar una foto de la Tierra desde esa distancia. El resultado fue la llamada foto del “punto azul pálido” que dio la vuelta al mundo. En 1994 publicó el libro “Pale Blue Dot: A Vision of the Human Future in Space” como una secuela de “Cosmos” teniendo como inspiración dicha fotografía.

Murió a los 62 años de neumonía, luego de batallar por 2 años con la enfermedad de mielodisplasia (una anomalía en el desarrollo de las células sanguíneas) el 20 de Diciembre de 1996, siendo la noticia publicada por diversos medios de comunicación en todo el mundo.

Los que conocimos parte de su trabajo debemos reconocer la valía de Carl Sagan, no sólo como hombre de ciencia sino y tal vez más, como promotor de la misma y un convencido de la necesidad de difundirla y apreciarla más que como una suma de conocimientos sino más bien como una filosofía, una forma de ver el mundo y darnos cuenta del lugar que la humanidad ocupa en el universo: “somos polvo de estrellas que piensa acerca de las estrellas”.

Particularmente debo confesar que cuando yo era niño Carl me enseñó a pensar y racionalizar cuando al mismo tiempo el colegio sólo me obligaba a memorizar textos. Carl me enseñó que buscar respuestas a grandes enigmas como el origen del universo o de la vida podía ser una actividad emocionante. Carl supo como conectarse con mi necesidad de saber más de un modo que ninguno de mis maestros de escuela supo hacerlo.

Hoy en día no tenemos a nadie que siga sus pasos. La ciencia se encuentra en un punto de desarrollo como nunca antes lo ha estado pero los científicos no son capaces de inspirar a los jóvenes con su trabajo. La forma como llega la ciencia a las personas es a través de dispositivos tecnológicos que sólo suman funciones a lo ya inventado hace décadas. Existen grandes cadenas de canales de documentales pero presentan información como si de una película cómica o de efectos especiales se tratara y aunque sea muy buena no es transmitida de un modo que involucre a las personas y las haga reflexionar.

Deseo terminar con un párrafo de uno de sus últimos libros que dice mucho de como él veía la sociedad de su tiempo y como lamentablemente no se diferencia mucho de la actual:

“Si no podemos pensar por nosotros mismos, si somos incapaces de cuestionar la autoridad, somos pura masilla en manos de los que ejercen el poder. Pero si los ciudadanos reciben una educación y forman sus propias opiniones, los que están en el poder trabajan para nosotros. En todos los países se debería enseñar a los niños el método científico y las razones para la existencia de una Declaración de Derechos. Con ello se adquiere cierta decencia, humildad y espíritu de comunidad. En este mundo poseído por demonios que habitamos en virtud de seres humanos, quizá sea eso lo único que nos aísla de la oscuridad que nos rodea.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: